Los verdaderos responsables de la Segunda Guerra Mundial - Paul Rassinier

 


No tiene sentido seguir insistiendo en el tema de la ascensión de Hitler al poder en Alemania: se ha dicho todo, o al menos lo esencial, cuando se ha constatado que estaba allí y que estaba con el consentimiento del pueblo alemán que, durante diez años (hasta Stalingrado) mostró una extraordinaria confianza en él, independientemente de lo que hiciera. La única pregunta que queda es la siguiente: en una democracia, ¿tiene un pueblo el derecho de renunciar a la democracia democráticamente?


Pero este era un problema de política interna, y ningún pueblo ha tenido nunca el derecho de interferir en los asuntos internos de otro país. Tanto más cuanto que en todos los demás pueblos se produjo un fenómeno similar en un momento u otro de su historia y a menudo al mismo tiempo: la Francia democrática de 1944, por ejemplo, no tenía nada que envidiar a la Alemania de 1933. ¿Y qué hay de Rusia antes y después de 1944? ¿Y Yugoslavia desde entonces? ¿Y China? ¿Y Cuba? Lo menos que se puede decir -aunque se desaprueba la política de la mayoría del pueblo alemán en ese momento- es que las personas que están dando lecciones son precisamente las que deberían empezar por barrer su propia casa. Por último, dado que la peor de todas las violencias es la que se ejerce sobre un hombre al que no se le da trabajo o al que se le hace trabajar por un salario indecente, debemos al menos reconocer que ningún Hitler alemán lo hizo, y que fue, además, lo que provocó su éxito. 


Es indiscutible que a nivel de especulación intelectual esto no es suficiente para que el resto de su política interna sea aceptable. Pero queda por ver si, en el plano práctico, no se vio obligado a esta medida por la situación que la política de otros pueblos habían creado en Alemania, y si no habría una responsabilidad colectiva de la que quedara excluido, al no haber contribuido en modo alguno a la creación de esta situación. Probablemente todavía es demasiado pronto para hacer esta pregunta: claramente, la ola de germanofobia que ha estado arrasando el mundo durante más de veinte años, usando el renacimiento imaginario del nazismo como pretexto, no se presta a esto. Sin embargo, es de esperar que los historiadores y sociólogos del futuro, en particular los sociólogos, puedan plantearlo con éxito, el día más cercano de lo que pensamos, cuando, con las mentes en paz, la serenidad haya vuelto. 


Parece obvio que si, en el momento de la caída de Wall Street, en lugar de ser obstinados por esta iniquidad, Francia, Inglaterra y los Estados Unidos hubieran seguido la política racional de solidaridad con Alemania que era necesaria, Hitler nunca habría llegado al poder. 


Habiendo llegado Hitler al poder, es porque Francia, Inglaterra y los Estados Unidos continuaron siguiendo la política que lo había llevado allí, por lo que al final hubo la guerra. 


Si se culpara al pueblo alemán por haber confiado en Hitler para que se ocupara de su propio destino cuando todas las demás soluciones habían fracasado, y se le acusara de ser responsable de la Segunda Guerra Mundial, esta política tendría que ser sostenible.


Pero no lo fue, y es entonces sobre ella, que es la causa inicial, en la que recae toda la culpa. Acaba de demostrarse que fue responsable de la llegada de Hitler al poder: no es menos fácil demostrar que, con Hitler en el poder, la Segunda Guerra Mundial no era inevitable. 


La Política exterior de Hitler


La política exterior de Hitler se basaba exactamente en las mismas consideraciones y principios que la de la República de Weimar -que sin embargo no era nazi!- de la cual era, en términos prácticos, una rigurosa extensión. 


Todos los mercados que les habían sido arrebatados habían sido entregados a los ingleses, con la excepción de unas pocas migajas atribuidas a Francia. Un país de sesenta y cinco millones de habitantes condenado a mendigar en un mundo llenos de resentimientos y que no tendría las generosas limosnas que, por las cláusulas militares, se habían añadido al Tratado, se pretendía que quedara en situación de imponérsele su voluntad en cualquier momento. Desempleo y miseria permanente. 


El propio Lloyd George,  quería “pasear al Kaiser, encerrado en una jaula por las calles de Londres” y “exprimir la naranja hasta que las semillas chirríen”. 


En Europa, todo el mundo estaba dispuesto a desarmarse excepto Francia, que quería seguir estando en condiciones de exigir que las cláusulas económicas del Tratado de Versalles se aplicaran con las armas en la mano, y que por lo tanto, aunque conservando la libertad de armarse como deseaba, quería que Alemania siguiera desarmada. Y Rusia, que estaba de brazos cruzados, no estaba allí. 


Desde el momento de su admisión en la Sociedad de Naciones, Alemania quiso ser miembro de pleno derecho, es decir, con los mismos derechos que los demás miembros, y que las obligaciones impuestas a todos por el Tratado de Versalles, en particular en materia de desarme, se impusieran a todos, no solo a Alemania. 


Hitler propone un desarme general


Los que más se conmovieron con el ascenso al poder de Hitler en Alemania fueron los británicos. No sólo por su programa (elaborado en Munich en el Congreso del Partido el 25 de febrero de 1920, y contenido en 25 puntos, ninguno de los cuales ha sido alterado desde entonces) racista, antidemocrático y dictatorial en política interna, expansionista (Lebensraum) en política exterior, sino sobre todo por sus métodos y la forma categórica en que formuló sus demandas. 


Hay que decir que si Hitler está siendo muy duro con Francia es porque la hace responsable tanto del Tratado de Versalles como de su interpretación. No ocurre lo mismo con su actitud hacia Inglaterra: todos sus discursos hasta ahora han incluido una apertura hacia un acuerdo germano-inglés sobre Europa y, nunca, ninguna de sus afirmaciones ha sido perjudicial para los intereses ingleses. Hay muchas razones para creer que no los tocará.


El presidente Roosevelt, recién instalado en la Casa Blanca (desde el 4 de marzo) y que conoce el profundo eco que el Plan Hoover tuvo en los Estados Unidos (fue su política interna donde le atacó, no en su política exterior, tan unánime y calurosamente aprobada que, en su campaña electoral, Roosevelt no se había atrevido a disociarse de él) dirigió un vibrante mensaje a los jefes de estado de 44 naciones, exponiendo los proyectos y esperanzas de los Estados Unidos. Pidió la abolición de todas las armas ofensivas (bombarderos, tanques, artillería pesada móvil) y, si se aceptaba su punto de vista, aporta la garantía de los Estados Unidos. Al mismo tiempo que a MacDonald, Hitler respondió al presidente Roosevelt: fue una explosión de alegría en el mundo anglosajón. 


Esto es lo que tenía que decir a Macdonald, y por lo tanto a la Conferencia de Desarme:


El Gobierno alemán considera el plan británico como una base muy aceptable para la discusión, para la solución del problema… El Gobierno alemán nunca encontrará ninguna prohibición de armas demasiado radical si se aplica a todos los países indistintamente…”.


Y a la intención del presidente Roosevelt:


La propuesta del Presidente Roosevelt, de la que me enteré anoche, merece el más cálido agradecimiento del Gobierno alemán. El Gobierno alemán está dispuesto a aceptar este medio para superar la crisis internacional. La propuesta del Presidente es un consuelo para todos aquellos que desean cooperar en el mantenimiento de la paz. Alemania estaba absolutamente dispuesta a renunciar a todas las armas ofensivas si las naciones armadas, por su parte, destruyen sus reservas de armas ofensivas. Alemania también estaría dispuesta a desmovilizar todas sus fuerzas militares y destruir la pequeña cantidad que mantiene, siempre y cuando los países vecinos hagan lo mismo.


Alemania está dispuesta a firmar cualquier pacto solemne de no agresión, porque no está pensando en atacar, solo en lograr su seguridad.


Hubo una advertencia en el discurso de Hitler: 


“Si no se satisface la demanda de Alemania de un trato igualitario con otras naciones, en particular en materia de armamentos, preferiría retirarse tanto de la Conferencia de Desarme como de la Sociedad de Naciones.”


Dos días después, durante la reunión de la Mesa de la Conferencia que precede y prepara la Asamblea Nacional, Henderson recibió un telegrama del Gobierno alemán informándole de que se retiraba tanto de la Conferencia de Desarme como la Sociedad de Naciones.


Esa misma noche, Hitler pronunció un gran discurso radiofónico para justificar su decisión. Aquí está la parte principal:


Se ha dicho que el pueblo y el Gobierno alemán han pedido más armas: esto es absolutamente inexacto. Solo pidieron igualdad de derechos. Si el mundo decide destruir las armas, hasta la última ametralladora, estamos preparados para aceptar tal convención. Si el mundo decide que ciertas armas deben ser destruidas, estamos preparados para renunciar a ellas por adelantado. Pero si el mundo concede a cada pueblo ciertas armas, no estamos dispuestos a ser excluidos de su empleo como pueblo de segunda clase. 


Estamos dispuestos a participar en todas las conferencias, estamos dispuestos a suscribir todas las convenciones, pero solo a condición de que disfrutemos de los mismos derechos que los demás pueblos. Como hombre privado, nunca me he impuesto el ingresar en una sociedad que no quisiera mi presencia o me considera inferior. Nunca he obligado a nadie a recibirme, y el pueblo alemán no es menos orgulloso que yo. O bien tendremos los mismos derechos que los demás, o el mundo ya no nos verá en ninguna conferencia. 


Se celebrará un plebiscito para que cada ciudadano alemán pueda decir si tengo razón o me desaprueba.


El plebiscito tuvo lugar el 12 de diciembre de 1933: por 40.601.577 votos, o el 95 por ciento del electorado registrado (y no los votantes, como se ha dicho con demasiada frecuencia), Alemania se puso del lado del líder que se había fijado. Se decía que este resultado se había logrado bajo coacción: “En el campo de concentración de Dachau, 2.154 de los 2.242 internos votaron por el gobierno que los había encarcelado. Y esos, sin embargo, eran los más duros. Su voto, además, fue solo la respuesta popular de los diputados socialdemócratas que, el 17 de mayo anterior, habían aprobado unánimemente el discurso de Hitler. Y sin que se ejerza ninguna presión sobre ellos por parte del poder. 


Esta votación fue la verdadera entronización, la solemne entronización popular de Hitler en el poder en Alemania. El 5 de marzo anterior, había obtenido el 43,7% de los votos y había necesitado el apoyo de von Papen para llegar al 52%; ya era enorme. Esta vez tenía el apoyo casi unánime del pueblo alemán detrás de él. Ya no se podía decir que estaba imponiendo su voluntad por el terror a todo un pueblo: era “llevado” con entusiasmo por todo un pueblo. 


Tales son, en el umbral de 1934, los resultados de la política de los aliados contra Alemania: después de llevar a Hitler al poder, lo consolidó allí por las mismas medidas que sus protagonistas decidieron ponerlo en dificultades. 


Los efectos Mefo: este sistema, que entró en vigor a principios de 1933, no se perfeccionó definitivamente hasta abril de 1934. En esa fecha y con la condición de que Alemania viviera de sus exportaciones, el Reichsbank aceptó descontar los efectos Mefo y los redujo a cuatro años para dar rienda suelta a la industria: el Plan de Cuatro Años. El Dr. Schacht autorizó así a la Metallgesellschaftforschung a diseñar los trazos del trabajo de Alemania en los años venideros. 


Pero el descuento de los billetes de Mefo, especialmente a tan largo plazo, hizo necesaria la introducción de una moneda separada del oro y de las monedas extranjeras que tendría un valor nacional muy alto y un valor internacional muy bajo, al menos al principio: el Rentenmark. Así se creó el sector dual de la economía al que recurrieron casi todos los estados del mundo, cuando terminó la guerra, y del que el Control de Cambio, con su mercado de compensación y paralelo, es solo un sustituto. El resultado fue una política salarial con un alto poder adquisitivo en casa pero, debido a la drástica limitación de las importaciones, la autarquía y el plato único -sin mantequilla pero con cañones- había trabajo para todos. A partir de enero de 1934, Alemania había reintegrado a casi 4 millones de desempleados en los circuitos de producción y consumo. El 1 de enero de 1935, el desempleo era prácticamente cero. 


En el mercado mundial, Alemania se había convertido en el competidor más peligroso de los Estados Unidos en un momento en que su economía estaba perdiendo impulso, y esto no se produjo sin preocupar al presidente Roosevelt. 


Como resultado, si el periodo que siguió a la ruptura de Hitler con la Sociedad de Naciones se caracterizó esencialmente por los esfuerzos de Inglaterra para romper el estancamiento creado por Francia, también se caracterizó por el silencio de los EEUU, que estaba económicamente temeroso e ideológicamente hostil. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario